Preguntas Frecuentes

1. ¿Qué debería de hacer para comprar una propiedad en España?

Contrato de Compra-venta Privado o Contrato de Arras.

Este método por lo general para ser utilizado por el desarrollador español. El comprador por lo general tiene que hacer un pago entre 3,000 a 5,000. Euros.

Es muy importante que se revise el contrato por un abogado español, porque hay muchas cláusulas importantes pueden perjudicar los intereses del comprador, en el momento que se formalice la escritura pública de compra-venta ante el Notario correspondiente.

En el citado documento, se establecen, los puntos más relevantes, por ejemplo, el calendario de pagos, la fecha de la terminación de la vivienda, las cantidades de dinero deben ser depositadas antes de firmar el título de propiedad. Es esencial estar bien asesorado en estos puntos.

Garantías bancarias.

La función de este documento es proteger al comprador frente al Promotor. Puesto que el Aval Bancario, responde de las cantidades adelantadas por el comprador al vendedor en el supuesto que haya existido incumplimiento por la parte vendedora.

La negociación de las condiciones de la hipoteca.

Es interesante, negociar buenas condiciones, puede obtener buenas ventajas y atractivas comisiones con el banco que concederán el préstamo hipotecario.

Escritura Pública de Propiedad.

El contrato privado aludido anteriormente, se elevará a público ante Notario y asimismo se formalizará la escritura de constitución de préstamo hipotecario, en unidad de acto.

Registro de la Propiedad.

Una vez que se ha firmado la escritura de compra-venta y la escritura de constitución de hipoteca, se debe presentar estos documentos ante el Registro de la Propiedad, y por lo tanto aparecerán los compradores como nuevos propietarios asimismo tendrá efectos constitutivos una vez que el préstamo haya quedado inscrito.

2. ¿CÓMO PUEDO ESTABLECER UN NEGOCIO EN ESPAÑA?

Lo primero

En primer lugar, debemos tener en cuenta que a medida que los ciudadanos europeos, los británicos tendrán los mismos derechos para poner iniciar una actividad empresarial que los ciudadanos españoles. Para esto, es necesario obtener el N.IE, es simplemente una identificación para extranjeros y es principalmente para fines fiscales, y para su obtención se tendrá que presentar su pasaporte y completar para ello un formulario.

Una vez que haya sido obtenido el N.I.E, se tendrá que solicitar un certificado de denominación social con el nombre que pretenda inscribir la empresa. En este caso, se realizará la solicitud ante el Registro Mercantil correspondiente.

Lo siguiente…

El siguiente paso es elegir una estructura legal del negocio de acuerdo con la actividad de la empresa se va a desarrollar. Afortunadamente, el sistema jurídico español ofrece varias estructuras empresariales legales, que pueden ser oferta que beneficia a los impuestos, en función de su actividad. Es la razón principal, ya que necesitará un asesor experto en este tipo de cuestiones. Las estructuras empresariales legales más comunes que se utilizan para la mayoría de las empresas en España son l (Sociedad de Responsabilidad Limitada) y la Sociedad Anónima (Sociedad Anónima).

Posteriormente, los socios de la empresa depositarán unas sumas de dinero, y como consecuencia de ello, se creará el Capital Social.

Una vez que haya decidido, la estructura de la empresa y el capital social aportado, usted tiene que formalizar ante Notario Público la escritura de constitución de la SL, puesto que la misma, se deberá inscribir en Registro Mercantil y para ello se obtendrá un C.I.F, este número es necesario para el funcionamiento y el desarrollo de la actividad.

Obviamente, este tipo de empresa debe pagar contribuciones fiscales, en general, el principal impuesto de sociedades.

Se ha dado una idea general para el desarrollo de la actividad empresarial, evidentemente habrá que desmenuzar otras cuestiones a través de un asesor experto en la citada materia.

3. ¿NECESITO UN TESTAMENTO SI FALLEZCO EN ESPAÑA?

Si usted es un ciudadano británico y fallece en España, y conforme a lo establecido en el sistema legal español, no sería obligatorio haber formalizado un testamento. Debido a que cada cuestiones relativas a los activos del testador deben regular de acuerdo con el ordenamiento jurídico Inglés. Por lo tanto, todo dependería de si el testador ha formalizado un testamento en el Reino Unido o no.

El problema principal se lleva a cabo, cuando el ciudadano británico tiene activos en España y ha hecho un testamento o intestado las leyes de acuerdo con el sistema jurídico Inglés. No se está manifestando que no confíen en el sistema Inglés, pero desde mi punto de vista, se podría plantear dos situaciones diferentes.

La primera situación, si el testador no ha formalizado un testamento en Inglaterra «,» Las leyes de intestado «, todos los activos se distribuirán de manera diferente.

La segunda situación, después de haber formalizado un testamento, y que se dispongan de activos en España, se aumentarán los costes de la burocracia y la administración en el tratamiento de la finca como los documentos pertinentes será necesario la traducción al español y su correspondiente apostilla.

En mi opinión mi mejor consejo, sería tener dos testamentos separados, una en España para sus activos españoles y otra en Inglaterra para sus activos en Reino Unido, debido a que el heredero ahorrará mucho tiempo y mucho dinero.

El procedimiento para elaborar el testamento en España, no entraña gran complejidad, solamente se tendrá que informar de su voluntad al abogado español, después de ello, se preparará un documento ante la Notaria para elevar el mismo a público. Después de que una copia se enviará al registro central en Madrid y se le dará una copia y que yo sugeriría que debe informar a sus testadores y abogados en Inglaterra acerca del testamento que ya ha sido registrado

En este tipo de situaciones, se debe buscar la solución más práctica y más beneficiosa.

4. CONSECUENCIAS SI TIENEN UN CRÉDITO CONTRA LA PROMOTORA EN UN PROCEDIMIENTO CONCURSAL.

El Procedimiento Concursal, es un procedimiento legal, cuya función es regular las deudas en nombre de los acreedores de una empresa. Es el procedimiento legal más eficiente para los compradores de propiedades, para recuperar la suma de dinero, que había sido depositado con el fin de obtener una propiedad.

Es importante obtener asesoramiento de un abogado español porque el procedimiento es un tanto complejo, en particular, los plazos de presentación de los formularios de solicitud son muy estrictos.

La Ley, que regula este procedimiento es «Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal».

Las características comunes del procedimiento son los siguientes:

El procedimiento concursal, puede ser anunciado por el juez «Juez de lo Mercantil», y puede ser instado por los deudores o los acreedores.

Posteriormente, una vez que el procedimiento concursal se ha anunciado, se conformará la Administración Concursal, que estará compuesta de Abogado, Auditor y un Acreedor.

Si el procedimiento concursal ha sido calificado Voluntario, el deudor mantendrá la gestión y la disposición de los activos, a pesar de su llevar a cabo la gestión, será examinado por el Administrador. Por otro lado, si el procedimiento ha sido calificado como necesaria, la gestión del deudor será suspendida y, por tanto, el administrador se tomará todas las decisiones en relación a las operaciones del deudor.

Durante el procedimiento concursal, se comunicará a todos los acreedores de forma individual (Los compradores de viviendas), con el fin de comunicar sus créditos al administrador del plazo de un mes. La comunicación de los créditos, se considera de vital importancia, puesto que su crédito tendrá una calificación más beneficiosa si se ha procedido con el plazo de antelación suficiente.

Posterior, el administrador procederá a reconocer los créditos, y se producirá una lista de créditos. Esta lista de créditos se debe distinguir entre los privilegiados, los ordinarios y subordinados. Estas cuestiones son muy relevantes y es necesario seguir las instrucciones en el mismo.

En conclusión, es evidente que un número de compradores están sufriendo esta situación y es esencial estar bien asesorado en relación con esta materia, Si usted no presenta un formulario de solicitud en el período correcto, entonces las consecuencias pueden ser muy negativas para el acreedores.

5. EL COBRO DE DEUDAS DE ESCASAS CUANTÍAS EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO ESPAÑOL.

El «Proceso monitorio» es un procedimiento reconocido en el ordenamiento jurídico español, su función es la de la reclamación de deudas de 30.000 euros o menos, sin embargo, de acuerdo con la última reforma, esta cantidad ha aumentado a 250.000,00 euros. Se considera un procedimiento sencillo, flexible y eficiente. El procedimiento fue introducido por el sistema legal español, puesto que ya había tenido éxito en otros países europeos.

En la actualidad, debido a la crisis financiera, muchas empresas y acreedores españoles han hecho uso de este procedimiento, debido al creciente número de deudores.

Básicamente, con el fin de iniciar el procedimiento, el acreedor tiene que someterse a un tribunal español toda la documentación (contratos, facturas, albaranes) pertinentes, es necesario que todos estos documentos hayan sido firmados por el deudor. En cuánto el juez haya recibido la documentación, él / ella puede producir una de las siguientes consecuencias, en primer lugar, el juez puede oponerse a la acción y en este caso, se debe iniciar otro procedimiento. Sin embargo, si el deudor responder al requerimiento dentro de los 20 días o no paga la deuda, el acreedor obtendrá un título ejecutivo, y por lo tanto estará legitimado para cobrar la deuda.

El 28 de Diciembre de 2008, publicó un reglamento comunitario. De acuerdo con este reglamento cualquier acreedor comunitario puede iniciar el procedimiento mencionado en cualquier Estado miembro de la Unión Europea, hay dos diferencias con respecto a la legislación española, la primera diferencia es el tiempo para responder los requerimientos, que en este caso sería de 30 días y la otra diferencia principal es que el acreedor puede iniciar el procedimiento, independientemente de la cantidad solicitada.